¿Cómo se lucha contra la depresión?

Escrito por el Jueves, 12 Marzo, 2009 | 0 comments


La depresión ocurre cuando una opresión externa invade nuestro corazón y lo agobia con angustia. Puede afectar todas nuestras relaciones personales, incluso nuestra relación con Dios.

Su origen puede ser tanto físico por desbalances hormonales en nuestro cerebro como psicológico causado por diversos traumas o experiencias extremas vividas. Cuando estamos deprimidos, ponemos más atención a nuestras circunstancias y en como nos sentimos, no existe nadie más, solo nosotros y el mundo cruel que vemos a través de nuestra situación.

Aunque suene más fácil decirlo que hacerlo, hay que levantarse, debemos hacerle frente a la situación y sacar fuerzas de donde no las hay y esto lo podemos hacer con la ayuda de Dios, reír aunque no haya de que reír, suplantar pensamientos de calamidad, derrota y pesimismo por pensamientos de fe, esperanza y valor.

Para liberarse de la depresión hay que ser valiente, hay que esforzarse por levantarse a pesar de como nos sintamos, a pesar de lo que nos duele, a pesar de lo que nos esté pasando.

No nos podemos esconder en un cuarto esperando morir, quejándonos de nuestra situación esperando a que el dolor se vaya pues no funciona así, esto no hace más que prolongar más la depresión.

Si bien es cierto hay situaciones inevitables que nos hacen llorar y sufrir y que no podemos evitar, existe un tiempo para todo y a como existe el tiempo de llorar, sufrir y de estar tristes, también existe el momento de levantarse y seguir viviendo, no solo para nuestro propio bien, sino para el bien de nuestros seres queridos.

Hay muchas razones por las cuales alguien puede estar deprimido sin embargo el campo de batalla siempre empieza en los pensamientos, sin importar que es lo que esta provocando la depresión en una persona la forma en que este piensa y ve su mundo es de vital importancia a la hora de recuperarse.

Primeramente, se debe cambiar la manera en la que se piensa. Nosotros como creyentes debemos saber y creer que Dios nos ama, que desea que disfrutemos de esta vida. Aunque creas que estas solo(a), que nadie te ama y te comprende, Dios te ama y no te abandonará nunca.

La biblia nos dice en el Salmo 27:10

“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, El Señor me recogerá”

Acércate hoy al Señor y vive a través de su palabra, no es necesario que lo intentes solo(a) Dios tiene el poder de levantarte y quiere ayudarte.

Si estás batallando con la depresión, esto puede ayudarte:

1. Llena tu corazón con la Palabra de Dios. Usted no estará en control todo el tiempo de sus circunstancias, pero usted puede controlar lo que entra en su corazón. Siembre la Palabra de Dios y sus promesas en su corazón, lea la biblia, en especial los Salmos en los cuales hay mensajes de esperanza y motivación para el corazón afligido. La depresión no prevalece en un corazón que se alimenta con la Palabra de Dios.

2. Háblele a sus problemas, no hable acerca de ellos. Es bueno desahogarse y hablar lo que nos sucede a menudo pero todo con límite y prudencia, al usted hablar siempre acerca de sus problemas causa que alejes a las personas de ti, pues nadie quiere estar siempre al lado de alguien quejumbroso y negativo, además empiezas a ver más grande el problema de lo que en realidad es. En cambio hablele a sus problemas repítase a si mismo que saldrá de eso con la ayuda de Dios y automotivese.

3. Pida a Dios que supla lo que hace falta en su vida, no se angustie ni se ahogue en cosas que usted simplemente no puede resolver. Descanse en el Señor y no tenga temor en pedirle a Dios por lo que usted necesita. Pase tiempo con Él, saque el tiempo y háblele al Señor en oración.

4. De a Dios gratitud. Cuando usted agradece a Dios por lo que ha hecho por usted especialmente cuando usted esta en medio de una situación difícil, Él le hará descansar de sus cargas y le recompensará.

Dios tiene un gran futuro para ti. A pesar de lo que estés pasando, Él es tu única salida.

Si necesitas apoyo, busca la ayuda de consejeros, pastores, amigos creyentes quienes te animarán y te ayudarán. Recurre a ayuda profesional si sientes necesitarla, no hay nada malo ni anti-bíblico en eso, en esta página no subestimamos el aporte médico que profesionales en el área te puedan dar. Los consejos que se dan en esta página son de motivación y de consuelo basados en la palabra de Dios que complementados con apoyo familiar, amistades, consejeros o profesionales te ayudaran a superar tu situación más pronto de lo que piensas.

Ten fe y paciencia, vas a salir pronto de esto.

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan C. Sancho

A %d blogueros les gusta esto: