Lo Importante y lo Urgente

Escrito por el Viernes, 19 Febrero, 2010 | 0 comments


En la vida de todo cristiano llega un momento en que todos somos enfrentados con una realidad y esta es que debemos aceptar y ver las cosas como Dios las ve y no como nosotros las vemos o queremos ver. Hay una diferencia enorme entre la percepción que tenemos los seres humanos acerca de muchas cosas y la percepción que tiene Dios de lo mismo.

(Isaías 55:8) Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice el SEÑOR.

¿Por que les digo esto?

Hay  creyentes que en su proceso de maduración se están desanimando y están perdiendo la fe en la eficacia de la palabra de Dios. Ya no oran por que creen que sus oraciones no son escuchadas, ya no asisten a la iglesia por que no le ven sentido reunirse con gente de un mismo sentir, ya no encomiendan sus hijos, su matrimonio, su hogar, sus padres etc. a Dios por que no ven razón para hacerlo y esto esta pasando por que se han acostumbrado a ver a Dios como una herramienta, como un medio de alcanzar objetivos, como a un Santa Claus al que se le pide algo y este esta obligado a darlo y no le están dando el respeto ni la honra de Creador y Padre.

Antes de continuar quisiera que leyeran este pasaje del evangelio según San Lucas capitulo 5 versos del 17 al 26:

17 Y un día que El estaba enseñando, había allí sentados algunos fariseos y maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea y Judea, y de Jerusalén; y el poder del Señor estaba con El para sanar. 18 Y he aquí, unos hombres trajeron en una camilla a un hombre que estaba paralítico; y trataban de meterlo y ponerlo delante de Jesús. 19 Y no hallando cómo introducirlo debido a la multitud, subieron a la azotea y lo bajaron con la camilla a través del techo, poniéndolo en medio, delante de Jesús. 20 Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. 21 Entonces los escribas y fariseos comenzaron a discurrir, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? 22 Conociendo Jesús sus pensamientos, respondió y les dijo: ¿Por qué discurrís en vuestros corazones? 23 ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y anda”?24 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. 25 Y al instante se levantó delante de ellos, tomó la camilla en que había estado acostado, y se fue a su casa glorificando a Dios. 26 Y el asombro se apoderó de todos y glorificaban a Dios; y se llenaron de temor, diciendo: Hoy hemos visto cosas extraordinarias.

Este pasaje tiene 3 puntos claves que quiero enfatizar:

El primer punto es la fe

Si ustedes ven en este pasaje la fe no es simplemente creer algo, estos individuos creían firmemente que Jesús podía sanar a este paralitico, pero sabían que para que esto sucediera el paralitico debía estar delante de Jesús y por esta fe trabajaron arduamente al punto de bajar al paralitico desde un techo con el fin de alcanzar su milagro y lo lograron!. Así que la fe no es solo pedir, pedir y pedir y quedarse sentado esperando a que se cumpla… NO! La fe es creer en aquello que aun no ves como si ya estuviera hecho, pedir a Dios por dirección y ACTUAR. Un problema de matrimonio por más fe no se resuelve con solo creer que se va a resolver sino hay comunicación, si no hay perdón y si no hay compromiso, la fe es algo dinámico y está siempre en movimiento es por eso que el cristiano que no ora, que no asiste a su iglesia, que no lee la biblia, que no le habla a otros de Dios no puede decir que es una persona de fe, pues la fe es algo que constantemente se manifiesta.

El segundo punto es ver las cosas como Dios las ve

Si usted leyó detenidamente este pasaje se habrá dado cuenta de que el milagro que esperaban los hombres ver era la sanidad del paralitico, fue por eso que trabajaron arduamente y sin embargo Jesús al ver la fe de ellos lo que dijo fue: “Tus pecados te son perdonados”.  ¿A cuantos de nosotros nos ha pasado lo mismo? ¿Cuantas veces hemos pedido y trabajado por algo y las cosas no han salido como las pedimos? Sin embargo lo que no entendemos es que Dios es un Dios de orden y sus pensamientos van más allá de nuestro entendimiento, pues si bien es cierto Jesús sabía la necesidad física que tenía este hombre paralitico, también sabía la necesidad espiritual de este hombre y Jesús era conciente que este hombre moriría algún día y ese cuerpo paralitico ya no le sería un problema pero también sabía que el alma de este hombre es inmortal y si esta alma no tenía un encuentro con Dios ni el perdón de sus pecados antes de su muerte estaría condenado por toda la eternidad. Para Jesús la condición física de este hombre era importante, pero su condición espiritual era urgente. Es ahí donde nosotros debemos aprender a pedir y a actuar con sabiduría, debemos de aprender a ver las cosas con la lógica de Dios y no con la nuestra, debemos madurar y no resentirnos ni desanimarnos cuando las cosas no salen y entender que Dios esta en control de todo aun cuando vemos que las cosas se ponen peor, cuando aprendamos a hacer esto nuestra percepción de la vida cambiara radicalmente y veremos milagros en nuestras vidas.

El tercer punto es continuar a pesar de

En este mismo pasaje vemos que estos hombres tenían una fe inamovible sin embargo tropezaron con una dificultad enorme pues había una gran multitud frente a Jesús y no había forma de atravesarla y llegar hasta él. Sin embargo esto no los detuvo, pues en vez de desanimarse y desistir de su trabajo idearon subir al hombre a un techo!!! Observen que gente más decidida a obtener el milagro que querían ver y no se dieron por vencido, imagínese como podría uno subir a una persona discapacitada a un techo y luego bajarla, ¿Cuantas personas se necesitarían? ¿Cuantas cuerdas? ¿Cuanta fuerza? ¿Cuanto ingenio? ¿Cuanto valor? ….Sin embargo a pesar de los obstáculos ellos continuaron y alcanzaron su meta, esto es fe.

La fe es muy bonito hablar de ella y predicarla y cantar sobre ella, pero otra cosa es vivirla y trabajarla. Mi amigo(a) yo le insto a que deje ese temor, esa indecisión, ese desanimo y se levante y se ponga a trabajar en ese milagro que usted quiere ver hoy mismo. Pídale a Dios en oración por dirección y luche por su milagro.

Al final del pasaje Jesús cumplió las expectativas de los hombres y recompensó su esfuerzo dándole sanidad al paralitico como ellos lo esperaban pero antes le dio una lección a todos de como es que funcionan las cosas en la lógica de Dios, cual es su orden, su tiempo y sobre todo que es importante y que es urgente.

Dios les bendiga,

Su hermano y amigo en Cristo

Juan C. Sancho

A %d blogueros les gusta esto: