Hábitos que hacen la diferencia

Escrito por el Martes, 4 Mayo, 2010 | 0 comments


Los seres humanos somos seres predecibles, todo en nuestra forma de vida es una regla, un modo peculiar de hacer las cosas, una norma cultural, en fin es una serie de cosas que venimos haciendo por una u otra razón desde nuestra infancia y que de cierto modo quedan grabadas en nuestro ser algunas veces tan fuerte que creemos que no son posibles de cambiar, a estas formas de hacer las cosas se les llama hábitos.

Sin embargo hay una buena noticia: Todos los hábitos pueden cambiarse y ser suplantados por otros, por más que creamos que no se puede.

Hay hábitos tanto buenos como malos y hay hábitos que del todo no tenemos y que deberíamos de tener, una forma de mejorar nuestra vida tanto física como espiritual es tomando las riendas de la forma en que hacemos las cosas y veremos cambios enormes en nuestro diario vivir.

En la actualidad se dice que toda acción que se repita sin interrupción 21 días seguidos llegará a crear un hábito en nosotros y se cree que para que este hábito sea bien asimilado en tu mente y lo hagas inconscientemente requieres de mínimo 30 a 45 días llevándolo a cabo diariamente, sin parar, de forma que cuando no lo hagas, sentirás como que algo te falta por hacer.

¿Cómo eliminar malos hábitos?

Primero que todo, ¿Cómo se reconoce un mal habito?, un mal habito es todo aquello que haces repetidamente y que te perjudica a ti y a los demás ya sea de forma física, emocional, espiritual o social. Un buen ejemplo de un mal habito es el fumado el cual perjudica tu salud, causa dependencia y culpa, enfermas a otros y a tu medio ambiente. A parte del fumado hay cientos de malos hábitos unos más graves y otros más benignos, como el llegar tarde, desordenes alimenticios, dormir a destiempo etc.

Un buen consejo es escribir en un cuaderno aquello que sabes que debes de cambiar y trazar una ruta de cambio, por ejemplo si sabes que tienes el mal habito de llegar tarde a tu trabajo haz un plan de levantarte por un total de 21 días seguidos 1 o 1/2 hora antes y poco a poco tu mismo reloj biológico se irá acostumbrando a este horario que al final de los días impuestos no necesitaras de despertador.

La idea de los 21 días no es detenerse ahí, el propósito de los 21 días es re-programar tu forma de hacer las cosas, durante los primeros 21 días tendrás que luchar contigo mismo(a) para lograr hacer lo que te has propuesto, pero al final de los 21 días lo estarás haciendo de forma natural como si siempre lo hubieras hecho, los hábitos no cuestan, o sea es una forma natural de tu cuerpo de hacer las cosas y ese es el propósito de los 21 días, lograr que tu cuerpo asimile una nueva forma de hacer las cosas.

¿Cómo implementar nuevos hábitos?

Si hay algo más difícil que cambiar un mal hábito es implementar uno nuevo, es bastante difícil acostumbrar a tu cuerpo a hacer algo que nunca antes ha hecho pero de igual manera la constancia y la dedicación genuina de cambiar tu vida para bien es el motor más poderoso que tienes para hacer cambios radicales en tu vida.

Hay quienes dicen que la felicidad es una decisión y yo creo lo mismo, si buscamos hacer aquellas cosas que nos motivan y nos hacen feliz con constancia y dedicación y las convertimos en hábitos creo que situaciones depresivas y tristes tendrán muy poco espacio de estar presentes en nuestro diario vivir.

Hábitos FÍSICOS que deberíamos implementar en nuestra vida:

Hacer ejercicio: No tanto por bajar de peso, sino más bien por disfrutar del momento, salir a caminar todos los días, andar en bicicleta, correr, ir al gimnasio etc. Esto no solo es bueno para tu salud, sino que te ayudara a liberar estrés, a cambiar de rutina, a conocer gente, a observar lugares etc.

Dormir bien: No se trata de dormir 8 horas o 10 o las que muchos hablan por ahí, sino que se trata de dormir la cantidad de horas suficientes para que el cuerpo pueda recuperar las energías gastadas durante el día, también controlar a las horas en que se duerme es sumamente importante, pues no es lo mismo acostarse a las 10 de la noche y levantarse a las 6 de la mañana que acostarse a las 3 de la madrugada y levantarse a las 11 de la mañana, pues aunque son las mismas 8 horas de sueño nuestro cuerpo metabólicamente no lo interpreta así y estos cambios bruscos de sueño interfieren en nuestro humor, apetito y salud en general.

Comer bien: Todos sabemos a qué me refiero con esto, comer a horas adecuadas y prudentes, alejarnos de las grasas saturadas, de frituras y de bebidas alcohólicas y de comer en cantidades adecuadas. Hay gente que no asocia estas cosas pero la falta de ejercicio, la mala alimentación y el dormir mal no solo son malísimos hábitos, sino que además de perjudicar nuestra salud son detonantes de cuadros depresivos y ansiosos, si logramos hacer buenos hábitos de estos tres aspectos de nuestro diario vivir veremos cambios enormes en nuestro desempeño diario de todo lo que hacemos.

Hábitos EMOCIONALES que deberíamos implementar en nuestra vida:

Te quiero: Esta es una palabra que deberíamos usar con más frecuencia, el crear el habito de decirle a nuestros seres más allegados lo que significan ellos para nosotros, el hacerle sentir a la gente lo especial que son y lo mucho que les queremos, no solo hace que ellos se sientan mejor sino que creará una respuesta emocional positiva en ellos hacia nosotros y las relaciones con ellos mejoraran enormemente.

Arréglate y vístete bien: Un hábito que hace maravillas en nuestro estado emocional es la costumbre a motivarnos a nosotros mismos, el andar bien arreglados siempre, el perfumarnos, el andar bien presentados crea un humor agradable en nosotros mismos, nos hace ver atractivos incluso a nosotros mismos, sube enormemente el auto estima y la gente a nuestro alrededor lo nota y se siente bien a nuestro lado.

Cuidar nuestros pensamientos: Un habito muy importante que debemos implementar a la hora de mejorar nuestro estado emocional es la importancia que le damos a nuestros pensamientos, hay que recordar que nuestra mente es un intérprete de lo que percibe de afuera y lo traduce en impulsos eléctricos en nuestro cuerpo y crea una respuesta. Por eso es que todas las personas vemos los problemas de forma muy distinta, hay gente que ve los problemas de forma catastrófica, otros ven los problemas como algo simplemente complicado, otros no lo ven tan complicado y hay otros que lo ven como una situación desafortunada pero no como un problema del todo, así que lo mejor que podemos hacer es darle a nuestros problemas la mejor interpretación posible y relajarnos sabiendo que si tiene solución hay que esperar a que suceda y si no tiene solución igual.

Hábitos ESPIRITUALES que deberíamos implementar en nuestra vida:

Leer la biblia: La lectura diaria de la palabra de Dios es uno de los hábitos más transformadores que conozco, hasta el día de hoy puedo asegurar con certeza que no conozco a nadie que habiendo leído la biblia en su totalidad piense igual que como lo hacía antes de haberlo hecho y los cambios en estas personas afortunadamente siempre han sido para bien.

La oración constante: Hay personas que simplemente no saben orar, y esto se da por su falta de constancia al hacerlo, piden mal, lo hacen de mala gana o con pereza y a la carrera como por cumplir. La oración si bien es cierto no es una formula ni se trata de hacerlo de una misma forma o a una misma hora, si debe tener su constancia diaria, los seres humanos demandamos tanto de Dios pero damos muy poco a cambio y ese momento de intimidad y conversación con nuestro padre celestial debe ser la columna vertebral de nuestra vida espiritual.

Asistir a la iglesia: Este es un habito muy importante, el relacionarse con gente de un mismo sentir, de un mismo pensamiento hace que nuestra vida espiritual se enriquezca constantemente, y se fortalezca en momentos de angustia y lucha. Al mismo tiempo el alimentarnos de las enseñanzas predicadas y el involucrar a toda la familia en este acto de obediencia a Dios trae solo cosas positivas a nuestra vida.

Haga la prueba, anímese a cambiar su vida y a crear hábitos que le ayuden a crecer como una mejor persona.

Que el Señor Jesús les mantenga firmes hasta el fin,

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan C. Sancho

A %d blogueros les gusta esto: