Él volverá a tener misericordia

Escrito por el Martes, 10 Enero, 2012 | 0 comments


No estamos solos, Dios no ignora nuestras luchas y no busca nuestra destrucción a pesar de nuestros múltiples y diarios errores y tropiezos sino que busca nuestra restauración y un cambio genuino en nuestro diario vivir.

Miqueas 7:19
“El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.”

En lo que El Señor hasta hoy me ha dejado comprender sobre Él a través de su palabra, el atributo más significativo que he logrado advertir sobre Él es su compasión al cual la biblia llama misericordia.

Dios no cambia, esto es algo que creo todo creyente debe de memorizar. La biblia nos enseña que Él es el mismo a través de los siglos, somos los seres humanos los que cambiamos constantemente ya sea por nuestra cultura, formación, época, edad, circunstancias etc.

Sin embargo Dios no es afectado por el tiempo ni las circunstancias, Él permanece inalterable por la eternidad pues ¿Que sería de nosotros si tuviéramos a un Dios temperamental que siendo afectado por el tiempo y la época cambiara de opinión a diario y actuara según el humor del día?

Dios permanece fiel a su palabra, atributo que carecemos la mayoría de los seres humanos, por lo tanto podemos confiar en Él a ciegas y dado a que Él es el mismo de ayer, de hoy y de siempre su misma esencia la cual es Amor como nos lo dice el Apóstol Juan en su primer epístola podemos deducir que Él nos va a querer por siempre.

¿Que es la misericordia?

La misericordia como concepto es la disposición a compadecerse de los trabajos y miserias ajenas. Se manifiesta en amabilidad, asistencia al necesitado, perdón y reconciliación. Es más que un sentido de simpatía, es una práctica.

La misericordia de Dios es mencionada a través de toda la biblia y hace hincapié en que el amor que Él nos tiene esta por encima de nuestros errores, vea algunas menciones:

Nehemías 9:31
“Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso.”

Salmos 17:7
“Muestra tus maravillosas misericordias, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra, De los que se levantan contra ellos.”

Salmos 103:4
“(Dios es) El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;”

Lamentaciones 3:22
“Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.”

Cuando hablo de que la misericordia de Dios basada en su amor esta por encima de nuestros errores no debe ser malinterpretado con que Dios consiente o permite nuestra mala manera de vivir y se hace el desentendido,¡NO!. Sucede que como cuando un Padre se entera de que su hijo cometió un delito en su decepción aun cuando no consiente ni apoya la falta este padre no deja de amar a su hijo.

El concepto de misericordia si bien es cierto hace referencia al hecho de perdonar no debe confundirse con que Dios pasa por alto nuestras faltas pues esto entraría en conflicto con la justicia de Dios la cual la Biblia nos ilustra en Romanos 6:23 con que la paga del pecado es muerte y en Nahum 1:3 con que Dios no tendrá por inocente al culpable.

Nínive, un ejemplo real de misericordia

Creo que un ejemplo claro para explicar estas posiciones que quizás a simple vista muchos verían como contradictorias sobre la misericordia de Dios es el caso de la ciudad de Nínive.

Los hechos

Esta antigua ciudad era conocida por su ofensiva forma de vivir la cual despreciaba Dios por sus constantes pecados. Cuenta la biblia que Dios envió al profeta Jonás a advertir a este pueblo sobre su inminente destrucción a causa de esta situación pecaminosa.

El conflicto

Dios basado en su santidad y justicia no puede tolerar esta maldad y el veredicto lógico es que la ciudad y sus habitantes deben ser castigados, pero en el relato ocurre algo interesante, el Rey y el pueblo de aquella ciudad al escuchar la profecía de Jonás para sorpresa del profeta reconocen su pecado y saben que la situación en la que viven ha acarreado que Dios vaya a destruirles por lo tanto se arrepienten genuinamente de su pecado al punto que el Rey llegó a decretar un ayuno general en toda la ciudad al punto que ni a los animales se les dio de comer como señal de arrepentimiento sin garantía de que Dios fuera a tomarles eso en cuenta dado a que ya la sentencia estaba dictaminada.

La solución

¿Qué vemos acá? Dios no pidió ese ayuno y la profecía de Jonás solo declaraba la sentencia, esta no contemplaba arreglos ni condiciones, sin embargo el relato termina diciendonos que Dios perdonó a la ciudad a raíz de este gesto genuino de arrepentimiento. ¿Qué pasó? La misericordia de Dios pasó, El Señor tomó el gesto genuino de arrepentimiento como pago por el pecado y la sentencia antes dictada quedó saldada.

Ezequiel 33:11 “Vivo yo”–declara el Señor DIOS–“que no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado se aparte de su camino y viva. Vuelvan, vuelvan de sus malos caminos..

Conclusión

Este hermoso relato nos enseña que el amor de Dios esta por encima de nuestra faltas cuando cambiamos nuestro rumbo. No hay pecado tan grande que opaque el amor de Dios ni pecador tan terrible que no pueda ser alcanzado por este. Dios ama al pecador pero no su pecado y no es que Dios tolera nuestra mala conducta o que pasa por alto nuestros pecados cuando decidimos vivir en ellos y no hacemos un cambio, sino que en su misericordia Dios nos da un segundo chance, una oportunidad de hacer un alto en nuestras vidas y optar por el cambio y escapar de aquel castigo que tarde o temprano vendrá, la misericordia de Dios es grande y poderosa que aun siendo pecadores y malos Él nos da una segunda oportunidad algo que quizás ya nadie más nos da.

¿Está usted vivo(a)? Entonces aun no es tarde para cambiar su vida, Dios no cambia recuérdelo, eso quiere decir que Él le amó incluso antes de que usted supiera de Él, le ama hoy a pesar de todo lo que es usted y le amará siempre aun cuando usted no responda a ese amor de la misma manera.

Quizás usted siente que es de la forma en que es debido a las circunstancias de su vida y quizás es verdad y su vida no es lo que debió haber sido, pero créame que Dios entiende todo eso y Él quiere cerrar ese episodio de su vida, Dios es consciente de sus circunstancias y sabe como usted llegó a donde llegó y sabe el porqué usted hace lo que hace y los sacrificios y luchas que usted ha tenido hasta el día de hoy y Él quiere restaurarle y enseñarle a hacer las cosas diferente si usted se lo permite, Él no planea condenarle, ni castigarle, estas sentencias están hechas para los que deciden deliberadamente vivir haciendo el mal, pero para los que le buscamos y pedimos de su ayuda su misericordia es para siempre.

Si me lo permite quisiera que ahí donde usted se encuentra repita esta oración de fe conmigo:

“Señor, tu conoces mi camino, mi aflicción y mis cargas hasta el día de hoy, sabes de mi hasta lo más oculto aquello que quizás nadie más sabe, en este momento quiero abrir mi corazón sin obstáculos a ti, dejándote saber todo aquello que me aflige y pidiendo de tu misericordia, esa que tu palabra me enseña que es eterna.

Yo necesito un cambio, hoy mismo, necesito ser libre, necesito de tu amor y de tu misericordia, yo por mi propia cuenta no puedo y reconozco mi capacidad por lo que te pido que trabajes en mi vida de manera extraordinaria moviendo todo a mi alrededor, haciendo los momentos y las situaciones favorables para que yo pueda hacer un cambio visible y genuino en mi vida.

Yo hoy te pido perdón por mis malas obras y confieso que el sacrificio de tu hijo Jesús en la Cruz es suficiente para cubrir todo mi pecado y me da esa nueva oportunidad de vivir una nueva vida con la guía de tu Santo Espíritu.

Gracias por tu perdón, gracias por tu amor y sobre todo gracias por tu misericordia.

Amén.”

Que el Señor Jesús les mantenga firmes hasta el fin,

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan C. Sancho

A %d blogueros les gusta esto: