¿Si no comprendes, cómo es que crees?

Escrito por | 0 comments


“Si puedes creer, al que cree todo le es posible” Marcos 9:23 este es un versículo de la biblia que nos enseñan a muchos desde niños en las iglesias cristianas, pero, ¿En verdad creemos esta frase?, he llegado a ver que en nuestras iglesias nos hemos convertido en cristianos intelectuales que sabemos muchas frases de memoria pero no meditamos ni comprendemos en la declaración que hacemos.

Todos conocemos la oración del “Padre Nuestro” que nos dejó nuestro Señor Jesús pero pocos meditan en lo que declaramos y en lo que nos comprometemos al decirla:

1. Padre nuestro que estás en los cielos,
—Afirmamos que Dios es nuestro Padre, pero, ¿Nos comportamos como hijos dignos?

2. santificado sea tu nombre.
— Honramos a Dios como Dios Santo , pero, ¿Entendemos lo que es su santidad?

3. Venga tu reino.
— Pedimos su venida, pero, muchos no creen en este Reino

4. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.
— Pedímos a Dios hacer su voluntad y no la nuestra igual como se hace en el cielo donde sus ordenes no se discuten, pero, ¿En realidad queremos eso?

5. Danos hoy el pan nuestro de cada día
— Pedimos que sea Dios quien supla y regule según Él vea necesario nuestras necesidades básicas, pero, para nosotros apenas lo suficiente nunca es suficiente.

6. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
— Nos comprometemos a que Dios nos perdone según nosotros perdonamos a otros, esta declaración es un compromiso muy delicado y hasta problemático para muchos.

7. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal
— Pedimos su protección contra la tentación y el mal, pero, muchos a veces sin ser tentados buscamos lo malo.

8. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén.
— Declaramos que Dios está por encima de todo y todos, que es Rey, que tiene el Poder y que está en gloria perpetua y en la primer línea afirmamos que Él es nuestro padre, entonces, ¿Porqué si tenemos un padre que es Rey y tiene el poder de hacerlo todo, vivimos quejándonos y llorando miserias y desesperados?

Disminuya en velocidad pero incremente en comprensión

¿Será que solo repetimos esta oración por tradición y costumbre? Y quizás no solo no la comprendemos, puede que ni siquiera la creamos, y si esto es así con esta oración ¿Será así con el resto de lo que decimos saber o leemos de la biblia?

La razón de este artículo es lograr que usted no vuelva a ver la biblia ni ningún pasaje de ella con los mismos ojos nunca más, sino que de ahora en adelante disminuya la velocidad de lectura pero incremente su profundidad de observación y comprensión de lo que usted está leyendo y creyendo.

Lea unos pocos versículos de la biblia al día, eso si, bien leídos, bien estudiados, bien meditados, hasta que su convicción en lo que leyó sea total y no siga a otros versículos hasta que haya comprendido lo que leyó, esto es mejor a leerse rápidamente 3-4 capítulos o un libro entero de una sola leída al día con 0% de comprensión como si se tratara de un periódico local.
¿Qué beneficio le dará esto? Que usted lo poco que lea lo comprenda y lo crea bien creído y esté firme y tallado como en piedra en su corazón, contrario a leer mucho, no comprender nada y no estar seguro de lo que cree.

Muchos afirman leer la biblia regularmente, incluso a diario ¿Pero, entienden lo que leen? Esa es la pregunta que debe hacerse el día de hoy. Yo creo firmemente que si al leer las promesas de Dios en la biblia, las comprendiéramos, estudiaríamos y meditáramos, nuestras vidas de fe y relación con Dios serían muchísimo mejor y veríamos mejores resultados porque estaríamos hablando y declarando verdades bíblicas con entendimiento y con comprensión de lo que estamos diciendo, por lo tanto firmes en lo que creemos.

Ejemplo básico

Si alguien padece de alguna condición medica por la que le recetan un jarabe en particular, el cual trae sus indicaciones escritas en el envase y especifica muy claro que se debe de tomar 3 veces al día, por 7 días máximo, con comidas para no irritar el estomago, pero la persona decide simplemente leer a la carrera estas instrucciones y lo único que captó fue “3 veces al día” y lo toma en ayunas, por las tardes y en las noches y ya han pasado 10 días y sigue tomándolo cuando el envase decía máximo 7 días, pronto verá que el medicamento no solo no le funcionó, sino que siente su estomago inflamado y ahora se siente peor que antes y tiene otros síntomas que antes no tenía porque no leyó bien y no tiene conocimiento del medicamento que está utilizando.

Este ejemplo ilustra lo que es tener una buena medicina (La biblia), con instrucciones precisas sobre como triunfar y vivir bendecidos en nuestro diario vivir, pero que mal leídas sus instrucciones y a la carrera, no solo no funciona su contenido, sino que la falta de comprensión trae frustraciones, mal interpretaciones y un mal uso de lo que puede hacer en su vida.

Cuantas veces no hemos visto a gente que en vez de edificar, sanar y fortalecer con la palabra de Dios, lo que hacen es condenar, criticar y espantar a la gente con frases fuera de contexto y malinterpretadas y lo irónico es que ellos creen estar haciendo lo correcto y en su supuesta buena intención de predicar la palabra de Dios al faltarles conocimiento del contenido de la biblia causan un efecto indeseado, igual al de una buena medicina mal utilizada.

Es triste ver cuantas personas en la actualidad son parte de sectas dañinas y grupos pseudo-cristianos con doctrinas falsas e interpretaciones equivocadas de lo que la biblia enseña por pura falta de conocimiento y comprensión, si la gente se tomara su tiempo no solo en leer pero en comprender y estudiaran a profundidad lo que Dios quiere en sus vidas a través de la biblia, nadie les tendría que advertir de nada, ellos mismos inmediatamente comprenderían que el lugar donde están siendo enseñados no es el lugar correcto y que la doctrina que se les predica es falsa, pero, si no estudian a profundidad ¿Cómo podrán escapar de esa falsa enseñanza?

Una señal clara de que usted está en un mal lugar de enseñanza es cuando la lectura y comprensión de la biblia es algo tabú o exclusivo de unos pocos iluminados o cuando la presentan como un libro difícil de comprender que solo algunos o solo “varones” pueden interpretar, recuerde que Dios no hace distinción de personas y que “varón y hembra los creó a su imagen y semejanza”, la interpretación y comprensión de la biblia no es exclusiva de un grupo en particular, sexo, o nación, la biblia es la palabra de Dios, un mensaje universal de salvación y bendición para todos, así que le animo para que empiece a leerla hoy con dedicación y profundidad.

Conclusión

Tómese su tiempo, las cosas de Dios no son una carrera de velocidad, sino de resistencia, no se trata de que tan rápido llegas, sino de como llegas, no se trata de si llegaste, sino de la forma en que lo hiciste. Lea la biblia tanto como pueda, atesórela, medítela, estúdiela, tómese su tiempo y lo que no entienda apúntelo y discútalo con alguien más experimentado, muévase a paso firme y sólido en su comprensión de lo que Dios quiere hacer en su vida.

Que el Señor le mantenga firme hasta el fin.

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan C. Sancho

A %d blogueros les gusta esto: