Es su derecho pero también es su decisión

Escrito por | 0 comments


Hay personas que por diferentes circunstancias de la vida encuentran las fechas festivas como por el ejemplo las épocas de navidad, año nuevo, cumpleaños, día de acción de gracias etc, tristes y depresivas, ya sea por la falta de un ser querido, por escasez financiera, por soledad o por alguna situación del pasado que marcó negativamente estos días en sus vidas.

Deuteronomio 30:19 dice:

“Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes.”

Este pasaje lo que quiere decir es que todo en la vida se reduce a una decisión,  este pasaje en especial habla de vida y de muerte y de bendición y de maldición, aspectos de la vida que si los examinamos bien abarcan todos los aspectos de la vida del ser humano como la felicidad y la tristeza, el ánimo y el desanimo, el poder y la debilidad, el triunfar y el fracasar, etc. Nosotros tenemos la capacidad dada por Dios de elegir, y podemos elegir ser felices y no solo en estas fechas célebres sino que siempre, y esta felicidad no tiene que ser controlada por nuestras circunstancias.

No se base en las circunstancias

Guarde esto en su corazón: Las circunstancias nunca pueden ser el motivo determinante de nuestra forma de ser, en este mundo y sobre todo en la época actual en la que vivimos siempre va a suceder algo desanimante, algo negativo, algo que nos tratará de sacar del plan de Dios, sea en nuestra vida cotidiana, en nuestra familia o internamente en nuestra salud física y mental; pero DEBEMOS DE TENER CLARO que nosotros somos más que vencedores en Cristo Jesús, el diablo mismo sabe esto, pero un Cristiano que sabe las cosas y no actúa según la palabra que conoce es un Cristiano ineficaz igual como el guerrero que tiene las armas para luchar pero no sabe usarlas, por lo tanto viene el enemigo y le vence fácilmente. Por lo tanto creámosle a Dios, creámosle a su palabra, guardémosla en nuestro corazón y vivámosla.

Usted y yo debemos de mirar SOLAMENTE hacia adelante, enterremos el pasado de una vez por todas sin permitir que las circunstancias nos afecten al punto de tocar nuestro ánimo, el mundo no va a cambiar pero usted es de Cristo, usted si cambia y para bien, el mundo va a fracasar pero usted es de Cristo y usted si va a triunfar, el mundo es un lugar cada vez más triste, pero usted es de Cristo y la felicidad esta a su disposición, si la confiesa, la cree, la vive y sobre todo si la transmite.

Siempre existirá la tentación de enfocarse en lo negativo, pues desgraciadamente es lo que abunda en nuestro mundo. Pero cuando nos encontremos con nuestro enfoque inclinándose hacia lo negativo, reprendamos ese pensamiento y empecemos a declarar lo positivo y a buscarle “el lado amable” y positivo al día, a la circunstancia o situación, no dejando que esta situación nos venza sino venciéndola nosotros con un positivismo inspirado por la palabra de Dios, la cual está llena de esperanza y promesas. Esto creara otra atmósfera y ambiente a nuestro alrededor en el que la gente se preguntará, como es que a pesar de esto y aquello Él o Ella se ven tan bien y tan felices todo el tiempo. ¿Se ha encontrado usted con gente así? Gente que usted sabe que pasan por dificultades enormes día a día de enfermedad, económicamente, en su familia, en sus trabajos y aun así sus rostros irradian felicidad, paz, tranquilidad y confianza, yo conozco muchos y su secreto es el mismo: Su confianza esta en Dios y las circunstancias de la vida no dictan su estado de ánimo, ellos viven como deciden vivir: Felices.

Sea usted también feliz no solo en épocas festivas del año sino el resto de su vida, es su derecho dado por Dios pero también su decisión.

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan Carlos Sancho

A %d blogueros les gusta esto: